sábado, 8 de octubre de 2016

El estilo revolucionario de los años 20

The Great Gatsby: El estilo revolucionario de los años 20

Por Eva Luna
El revuelo por el remake de El Gran Gatsby no sólo queda en “una de las películas más esperadas del año”, como algunos la han catalogado, sino también lo está siendo su soundtrack, repleto de estrellas de la música y con interesantes piezas que terminan de conformar el hype perfecto para una superproducción de estas características.
Si a esto le sumamos que en el mundo de la moda la agitación es igual o más alta que en otros ámbitos de la cultura y el entretenimiento, entonces estamos ante uno de esos claros ejemplos que a menudo se dan gracias a la particular relación que tienen el cine y la moda.
En esta nueva adaptación del libro homónimo de F. Scott Fitzgerald, el lujo y la ostentación de los dorados años 20 están tan presentes en la historia como en el libro del autor norteamericano. La estética flapper de tal época marca el inicio de la mujer moderna, que desafió las convenciones sociales tanto con su vestimenta como también con su comportamiento.
Todo este estilo se puede ver en The Great Gatsby, traducido con gran acierto por la diseñadora de vestuarioCatherine Martin y la prestigiosa Miuccia Prada. Invitada por Baz Luhrmann, el director del film, la directora creativa de Miu Miu y Prada creó 40 modelos para la película, inspirados directamente en colecciones de los últimos 20 años de sus firmas.
Diseño de Miuccia Prada para The Great Gatsby. Fuente: Vogue México
Nuestra colaboración con Prada refleja la estética europea que estaba surgiendo en la aristocrática costa este en la década de 1920“, comentó Martin, para después agregar que “la moda de la época vio el desarrollo de una dicotomía entre quienes aspiraban al look privilegiado de la Ivy League de Long Island y los que aspiraban al glamour, la sofisticación y la decadencia europea. Nuestra colaboración con Prada refleja la colisión de estas dos estéticas“.
Esta es la tercera colaboración entre Miuccia y Luhrmann, ya que previamente trabajaron juntos en el vestuario de Romeo + Juliet, la película de 1996 que también tiene a Leonardo DiCaprio como protagonista, y en la serie de cortometrajes que se exhibieron en la muestra “Schiaparelli and Prada: Impossible Conversations” del MET, en 2012.
Vestidos de cóctel, estolas de piel, terciopelo, sedas bordadas, encajes, paillettes, y todo el chaleston style que se pueda imaginar, forman parte de las piezas creadas por Miuccia en dorado, jade y azul topacio. En cuanto al vestuario masculino, la firma norteamericana Brooks Brothers se encargó de los más de 500 trajes que se muestran en el film, los cuales capturan el estilo de la era del jazz.
Fitzgerald era cliente de Brooks Brothers. Es esta la conexión básica y fundamental que ha hecho que su colaboración sea tan auténtica. Brooks Brothers es mencionada en varias ocasiones en los escritos de Fitzgerald, como la representación del creador de la más fina ropa para caballeros para el distinguido hombre americano”, recordó Catherine Martin.

Aquellos dorados años 20

Las flappers fumaban, bebían, conducían automóviles, pasaban noches divirtiéndose en clubes de jazz y se habían liberado de la tiranía del corsé, mostrando las rodillas con siluetas sueltas y masculinas. De hecho,sustituyeron la moda de la época, basada en enormes sombreros y melenas largas, por el sombrero clocheajustado en la cabeza y el bob cut.
Pero este estilo no quedaba allí. Fueron las primeras en introducir el maquillaje, que usaban en exceso, y complementaban sus atuendos de plumas y flecos, -vestidos inspirados en el Art Decó- con muchas joyas, en especial larguísimos collares de perlas y adornos para la cabeza: casquetes, diademas, turbantes, entre otros.
Carey Mulligan for Vogue US May 2013 by Mario Testino. Fuente: Vogue
Se trataba de un momento en que la mujer se incorporaba al trabajo, poco a poco durante la I Guerra Mundial, y luego con mayor masividad en la posguerra, propiciando así un proceso de transformación civil y cultural. No querían vestirse con vestimenta masculina, pero adornaban de manera pomposa sus vestidos de corte recto y hasta las rodillas.
En un contexto donde la aristocracia marcaba las pautas de la moda, el cambio que trajeron consigo las flippers determinaron el primer germen del culto a las celebrities: actrices como Clara Bow o Louise Brooks ostentaban el bob cut, convirtiéndose en verdaderas trendsetters junto con otras personalidades de la cultura, que con su actitud y estilo influían en las mujeres de la época. Otro ejemplo es Zelda Fitgerald, la esposa del autor de The Great Gatsby, que fue un ícono de estilo y musa del escritor.
Así nacen las IT girls, jóvenes magnéticas que tienen “eso”, un plus que las hace atractivas a todo el mundo. Sin embargo, la flapper más conocida y reivindicada por la historia es Coco Chanel, no sólo por su estilo de vida, sino esencialmente por la revolución que implicaron sus diseños.
Los colores neutrales y los tonos pasteles, además de una preponderancia del negro, aparecieron en los vestidos de la diseñadora francesa, a los que decoraba con bordados para darles un toque de lujo y sofisticación a siluetas confortables y modernas. Fue en 1926 cuando Coco creó el little black dress, todo un símbolo de la moda actual y la influencia del flapper style hasta nuestros días.

El legado Burberry

Moda para hombres: El legado Burberry

Por Valentin Ferreyra Yanzi
Historia, elegancia y distinción se remarcan en las letras que son acompañadas por el corcel a la espera de recibir sus merecidos honores. La firma Burberry se establece como un icono de la moda actual y se mantiene como una de las principales firmas de indumentaria de lujo alrededor del globo.
Comenzando con la fundación de una pequeña tienda inspirada en ropa usada, su creador, Thomas Burberry inaugura T. Burberry & Sons en 1856. Llevando su comercio al rango mayorista, Thomas abriría uno nuevo y su prenda icono por aquellos tiempos sería el “Walking Burberry”, un emblema de la sociedad de 1891. En esta época, la entonces incipiente marca comienza su auge, el cual se vería identificado por el equipamiento de numerosos exploradores de la Antártida, aviadores, aeronautas y montañeros. Estas propuestas que llevan al fundador a la confección de abrigos para estos profesionales del “Royal Flying Corps Britanico”.
2
A comienzos del siglo XX, la formalización de la firma tomaría registro y se establecería como pionero en la concesión de tiendas departamentales dedicadas exclusivamente a la venta de sus productos, indumentaria masculina y una pequeña línea femenina. Además de estas invenciones, el principal diferenciador se convierte en la tela de algodón egipcio impermeable, un material resistente contra el viento y el agua, las bajas y las altas temperaturas.
Con frases como “Tráeme mi Burberry”, mencionadas por el rey Eduardo VII, las recomendaciones de la Reina Isabel III o el Príncipe de Gales, hacen que haya sido concedido a la marca el título de “Proveedor Real”, un verdadero honor en una firma netamente británica.
Su actual diseñador y CEO, Christopher Bailey, añade todo un fenómeno social y juvenil a las diferentes líneas que ofrece hoy en día la marca. Con líneas de hombre, mujer y niños, la persona a cargo del gran imperio tuvo sus comienzos en el Royal College of Art.
En 2001 ingresaría como director de diseño, pasando por el cargo de director creativo en 2004 y finalmente llegando a ser, además, su director ejecutivo. La visión social tiene gran impronta en su vida y actualmente también abrió la “Fundación Burberry”. Esta organización sin fines de lucro está dedicada a la inversión en instituciones de beneficencia donde tiene presencia la marca y en donde haya posibilidades de realizar voluntariados.

Moda masculina: Desde principios del Siglo XX a nuestros días

Moda masculina: Desde principios del Siglo XX a nuestros días


Ya sea por protección de diferentes condiciones ambientales o del entorno, el hombre históricamente ha acudido a la vestimenta y, con ella, indirectamente a la moda. Producto de cambios y expresión, esta área se basa en un espacio totalmente personal, en el que el individuo puede llegar a distintas conclusiones según sea su opción elegida.
Centrarse en el vestir como forma cultural lleva a diferentes análisis que se establecen en la base de fenómenos sociales y dinámicos. Acontecimientos que marcan inspiración en los diseñadores, transformando la prenda en un objeto icónico, único y completamente cargado de diseños pensados en base a variables que rigen en el imaginario de su creador.
A modo de reflejar la versatilidad de la indumentaria, su uso y su constante influencia en las personas, la mirada se sitúa en la silueta masculina, figura que genera su propio camino durante el último siglo y su anterior, convirtiendo atuendos señoriales y callejeros en una máquina del tiempo que se aggiorna a los hechos históricos del momento.
Comenzando con lo que se desarrollaba desde fines del 1800, la moda de la ostentación se traslada hasta laprimera década del siglo XX como resultado de continuar con las costumbres de exponer la riqueza y la extravagancia. Nuevos estilos de sombreros, como el marinero, se impusieron en la sociedad y fueron utilizados para distintas actividades de recreación como el tenis, caballería y criquet.
Luego vendría la influencia del ballet ruso, imponiendo un punto de vista totalmente diferente y apagando los colores hasta un tono pastel, cambio que daría con la sepultura momentánea de los colores llamativos. Solo algunos colores brillantes o rayas de franela fueron utilizados para actividades que no requerían formalidad.
En estos años, los trajes se componen de tres piezas. En la parte superior se encontraban el chaleco y su correspondiente capa en combinación con la parte inferior, compuesta por el pantalón hasta los tobillos.
El fenómeno de la unificación de clases se daría en 1920, periodo en que las consecuencias de la guerra se trasladarían a la expresión en la indumentaria, prendas que eliminan creencias preestablecidas. Se establece un nuevo estilo y se abandona el dress code demasiado formal. De este modo, el look deportivo gana terreno y se propone un gran abanico de opciones.
Uno de los hechos más destacados de la década del ’20 es el surgimiento de los pantalones Oxford, más amplios y prohibidos en la universidad que lleva su nombre por la extrema informalidad que desprendían. El corte limpio, la esbelta silueta y las raíces de estos tiempos se rememoran en la actualidad y toman algunos elementos para el vestir de estos días.
Recorriendo 1930, los buenos tiempos de la posguerra quedarían atrás y los tonos se volverían más frívolos. El pantalón, al igual que las mangas de las camisas, tendría forma cónica que haría del traje  una prenda más suave y flexible.
El movimiento Gangster se instala como una exageración del traje drapeado y el traje a rayas diplomáticas se ubica como un elemento indispensable en el armario masculino de la época, acompañado por un sombrero de fieltro. La recesión se siente en las calles y el casual style incrementa su presencia en las principales ciudades.
La época bélica a comienzos de los 40’s llevaría a una gran influencia en toda la década. Uso de fibras artificiales y botones como detalle supremo conformarían prendas simples y funcionales. Luego del fin de la Segunda Guerra Mundial, los colores aparecen en escena y juegan el rol de felicidad y celebración de un nuevo comienzo. Remeras amplias y camisas estampadas presencian las calles cosmopolitas y las camisas hawaianas son furor por sus estampados geométricos y coloridos.
La era del denim asoma su auge en 1950 y, utilizado por las principales celebridades del momento, se convierten en un ítem obligado para los jóvenes de la época. De esta forma, el look informal continúa su crecimiento entre las masas y surgen los preppies, jóvenes de chaqueta lisa y corbata estrecha. El esmoquin con pajarita tiene sus primeras apariciones, mientras que el frac continua desdibujando su presencia en la sociedad. Los colores que predominan son los neutros y las telas simulan un cuerpo natural y ligero.
También llamada la revolución del pavo real, los colores fijarían su foco en la década del ’60 con novedosos estampados y tramas. Las cenas londinenses se vestían del estilo dandy para su desarrollo y la chaqueta cruzada se apoyaba en esta elección. El terciopelo constituye la principal opción y la variedad de otros modelos a rayas y brocatto forman el listado de productos.
En estos años, el movimiento hippie tiene su base y a pesar de su gran impacto en los jóvenes, no llega a ser más que una contracultura del momento. Ellos adoptan los pantalones denim deshilachados y de campana, al igual que camisas teñidas como su sello diferenciador.
Por otro lado, en los 70’s, la Fiebre del sábado por la noche llevaría el éxito a nivel mundial a la expresión en la moda, con su protagonista John Travolta. Se trata de una moda sugerente que rozaba los extravagantes y que establecieron a la discoteca como lugar de modas masivas.
En el ámbito formal, la dualidad del blanco y el negro expresaría elegancia y los trajes de tres piezas volverían al ruedo. En contraste, el movimiento hippie caería en un nuevo resultado, impulsado por la utilización de un estilo anárquico: el movimiento punk, una contracultura que se identificó por el uso de jeans ajustados, botas y camisetas, y fueron impulsados por la imagen de Vivianne Westwood y Malcom McLaren.
Si los 60’s fueron la primera revolución del color, en los 80’s se reafirma el enunciado y se establece un nivel de sutileza en los outfits. Intentando exponer riquezas y prestigio, la sociedad se vuelca al sistema de marcas, desplazando la Alta Costura en estos años. Ya sea de esmoquin negro o blanco, la elección del hombre ochentoso pasará por el accesorio a utilizar, teniendo en cuenta el color y su combinación.
Se puede decir que en estos años, el género masculino comienza a interiorizarse por la moda y su conciencia de estilo lo lleva a utilizar distintas pajaritas, fajas y solapas para darle ese toque único en su vestir.
La iniciación de influencers en la televisión comienza a sentirse, y como resultado, resurgen las camisas hawaianas. Por otro lado, el grunge se afianza con la imposición de Kurt Cobain. Finalmente, un nuevo estilo se establece: el formal/informal. Encuadrado en la serie Miami Vice, despierta una borrosa distinción entre lo casual y lo estructurado, desprendiéndose de la sastrería por unos años.
Los últimos años del Siglo XX llegan y con ellos no hay una tendencia ni moda totalmente definida, la conciencia de la inexistencia de la libertad es moneda corriente y las personas desean sentirse más cómodas. Se presentan productos emblema que hacen a la década, como las zapatillas Converse All Star, los jeans Levi’s 501 y las gafas de aviador Ray Ban. Además, los jerseys y las camisetas de bandas se popularizan en el ámbito juvenil y estructuran un nuevo gusto por la indumentaria.
La nueva era del Siglo XXI deja su reciente evidencia y las semanas de la moda marcan su punto indeleble en la elección de los atuendos diarios. El nacimiento del ámbito digital propone un nuevo punto de vista sobre estilos a adoptar y la sociedad genera su propio criterio. Múltiples firmas invaden los stores de las principales ciudades y advierten distintas propuestas.
Los años actuales se basan en un resurgimiento de las tendencias del Siglo XX y marcan un fenómeno de inspiración en el pasado. Surge el streetstyle como expresión de las sucesivas manifestaciones personales de los transeúntes y, con ella, estilos innovadores y combinaciones repensadas para el uso actual. Acompañando a éste se encuentra el hipster que, a grandes rasgos, compone a una persona que utiliza un look muy marcado. Por último, los complementos, los detalles y las prendas entalladas constituyen ítems que reúnen la identidad de la imagen personal.

Moda a lo largo de los años, una evolución constante

Constituyendo una época en la que el dinamismo entre década y década fue marcado y fuertemente influenciado, los siglos citados conjugan la historia y el contexto en el que el hombre se expresa en el área de la moda. Desde frac de los 1900 hasta la diversidad de tendencias y estilos de nuestros días, el público masculino desarrolla su consciencia y determinante interés por este aspecto de su vida, aspecto que constituye el día a día de su imagen y estilo.

http://negrowhite.net/moda-masculina-desde-principios-del-siglo-xx-a-nuestros-dias/

La moda posmoderna

La moda posmoderna


La moda posmoderna surge de una época de que parecía hundir todo lo chic en la crisis. La oleada de las marcas de smart casual dominó el mercado y la atención de los posibles consumidores se dirigió hacia lo que unía el diseño con la utilidad y costes reducidos. La moda parecía ponerse al servicio de la razón e inclinarse hacia el minimalismo.
La fecha del 11 de septiembre de 2001 y el ataque a torres gemelas marcó de modo simbólico el comienzo del declive de la economía occidental. También la moda sufrió un duro golpe. Sin embargo, encontró fuerzas para recuperarse y renacer, más fuerte, más importante, y más presente que nunca. El resurgimiento que no hubiera sido posible, sin la vinculación de moda a las estrategias de marketing.
Muchas de las marcas conocidas y acomodadas en el mercado optaron por romper con la larga tradición de su diseño para darse un looktotalmente nuevo. Guccicon Tom Fordreemplazó las formas redondeadas y el colorido marrón por las líneas rectas y el clásico y brillante negro incrementando su aura de sexo y de glamour con la publicidad etiquetada como porno chic. Dior con John Galliano se envolvió en la extravagancia y decadencia. Prada optó por el compromiso político y la sensibilidad. Las tres marcas comprendieron que en la sociedad modernael factor más importante para tener éxito no era el diseño de la ropa, sino el aura que la envolvía.Reinventándose, la alta costura volvió aser deslumbrante, creativa, chorreanda de sexo,y uniéndose al mundo de los famosos conquistó a los medios de comunicación, y con ellos a las masas.

Sin embargo, los consumidores postmodernos resultan estar mucho más educados en el sector de moda que sus padres y no permiten que la alta costura haga de ellos sus víctimas. Demandan su derecho a elección, quieren crear su propio estilo y participar en la alza de las tendencias nuevas. De hecho, son ellos, las personas ´normales´, que hoy en día marcan lo que está de moda y lo que ya se debería echar del armario. Como consumidores inteligentes y con un presupuesto limitado buscan efectos originales combinando la ropa de alta costura con las prendas de marcas de gran distribución como Zara o H&M.Estas marcas que surgieron a lo largo del s. XX para su verdadero boom tuvieron que esperar hasta el nuevo milenio. Sus puntos fuertes son el diseño imaginativo y la incompatible relación de calidad-precio. Se las concibe como modernas y asequibles, revolucionarias en el sentido de que han democratizado la moda permitiendo a las clases medias el acceso a lo chic y glamour, incluso si las tendencias nunca han estado tan variables y pasajeras como hoy. Las marcas de gran distribución siguen las novedades de alta costura y las introducen en sus colecciones ofreciendo al consumidor gran variedad de modelos y asegurando su rápida rotación.
En la moda posmodernaaparece un fenómeno más, la semi-costura, que comprende la ropa de tipo sportswear o streetwear. La ropa que se lleva en unas circunstancias determinadas y que tiene una utilidad distinta de la estética, pero que a la vez no la renuncia. Se rige por tendencias paralelas a las de la alta costura, e incluso a veces llega a confluir con ella. Un ejemplo de ello es la marca Y-3, quimera que surgió de la cooperación de Adidas con Yohji Yamamoto, y que terminó adquiriendo identidad propia. La ropa deportiva ´salió´ del gimnasio y forma hoy parte de nuestra imagen. Son hoy muchos quienes consideran como una señal de estatus sus zapatillas de NikeAdidas o Puma.
Nuestra imagen la constituye también nuestro cuerpo y, como dice Adolfo Vásquez Rocca en su tesis La Moda en la Postmodernidad, la moda hace exigencias al cuerpo y lo convierte en el espacio de representación. Hasta el punto en el que la moda se confunde con la identidad. La moda de hoy, aunque democratizada, no es uniforme y el mercado intenta tener en oferta prendas para todos, incluso para aquellos que quieren ir contracorriente. Las prendas funcionan como signos. Tal como funcionaban ya en el siglo XVIII siendo indicadores del estrato social, hoy indican la diferenciación o la pertinencia a un grupo o a una corriente ideológica.
Sin embargo, la moda posmoderna más que por la innovación se caracteriza por la repetición. Las combinaciones son nuevas y creativas, pero se basan en los elementos heredados, explotan lo ya descubierto. La posmodernidad juega con lasmodas pasadas mezclando estilos, cortes y colores, buscando los efectos nuevos chocantes o extravagantes, generando el exceso y la sobredosis. Es la moda que manifiesta la libertad, que comercializa el placer y nodisimula su vinculación con el sexo. Libertad que junto con la tecnología nos permite hacernosdiseñadores también a nosotros mismos. En el mercado podemos encontrar numerosos programas de diseño virtual, desde los más simples e intuitivos en el uso, comoVirtualfashion y Textil Studiohasta los destinados para los profesionales, como es el casode CorelDRAW Graphics Suite. Y que permiten crear vídeos
La moda de hoy se ha convertido en un espectáculo, cuya parte imprescindible forma la publicidad y la fotografía de la moda. Un espectáculo para todos, ya no limitado para las clases más acomodadas, que irrumpe todos los ámbitos de la vida. Un espectáculo variable, extravagante y glamuroso. Un espectáculo, que salió de las pasarelas a la calle, y que llegó a formar parte de nuestra vida día a día.

de http://lamodaenelsigloxx.blogspot.com.ar/

La moda desde 1950 hasta finales de siglo

La moda desde 1950 hasta finales de siglo

Tras la confusión causada por las consecuencias de la II Guerra Mundial en los años 50, la sociedad entró en una era de consumo de masas en los 70. La producción masiva se pudo ver en todos los sectores de la moda. Esto supuso el fin de la alta costura y la aparición de una indumentaria a precios razonables y de buena calidad que se llamó prêt-à-porter.
La época que tuvo como epicentro de la moda laalta costura termina. Las antiguas casas de alta costura dejan de vestir a las mujeres a la última. Estos desfiles que siguen existiendo tienen como finalidad perpetuar una finalidad al lujo y promover una política de marca. Sirven de escaparates publicitarios y como galerías de arte.
Los diseñadores de alta costura más importantes de la década de los 50 fueron Dior, Balenciaga yChanel. 
Cristóbal Balenciaga y Christian Dior
En los años 50 se impusieron los tacones de aguja, y los sujetadores de realce acabados en punta, junto a con las fajas y corsés, contribuían a acentuar un busto generoso y una cintura afiliada, crear una forma de guitarra que algunas mujeres comoMarilyn Monroe ya poseían de forma natural.
En los años 60 las revueltas juveniles proliferaron. Se podía oír la voz de la juventud en grupos ingleses como The Beatles. La moda también se propuso expresar nuevas y atrevidas emociones. Los jóvenes creyeron que mostrar su físico era la manera más efectiva de diferenciarse de las generaciones anteriores.
André Courrèges creó la minifalda y Mari Quant llevó la “mini” al mundo de la moda que recibió la aceptación como el estilo normal del siglo XX. Y antes de que se hubiera calmado la conmoción causada por la minifalda, el pantalón llegó a la moda femenina. Los vestidos también causaron sensación. En su “Colección de la era espacial” Pierre Cardin presentó diseños de vestidos futuristas de sencillas formas geométricas.Yves Saint Laurent, abanderado entre los jóvenes diseñadores, también fue extremadamente sensible a las tendencias sociales. Creó una línea de pantalones sastre como moda urbana femenina y fue el primero en unir el arte y la moda con dos de sus modelos más importantes el “Mondrian look” y el “Pop Art look”. En el mundo de la alta costuraPaco Rabanne debutó con un vestido confeccionado básicamente con plástico, que alejó sistemáticamente la idea de que sólo se podía utilizar tela para confeccionar vestidos.


  
Diseño Courrèges. Diseño Yves Saint Laurent. Diseño Paco Rabbanne
En los años 70 tuvo su mayor apogeo la modahippie y folk. Los vaqueros se convirtieron en símbolo de la prosperidad americana, de las estrellas de Hollywood y la juventud rebelde. Además del espíritu naturalista hippie, las modas callejeras añadieron elementos esenciales en la imagen de finales del siglo XX: los mods, los punks, los rockers, surfistas, patinadores urbanos... y un vestuario funk y disco urbano.


En los 80 la moda regresó a su imagen conservadora. Las mujeres activas en el mundo de los negocios profesionales e interesadas en mantener sus cuerpos físicamente a punto, vestían con un estilo llamado Power dressing (“vestuario con poder”), que presentaba una imagen de clara autoridad y una feminidad con un pequeño toque sensual. Azzedine Alaïa lideró este estilo de los 80. Las casas parisinas tradicionales como Chanel y Hermès volvieron a ganar una posición privilegiada en el mundo de la moda. París era la capital de la moda, pero ahora otras ciudades entraron en ese círculo. Milán fue el centro de la moda italiana, los diseñadores más importantes destacaron en el momento fueron Giorgio Armani y Gianni Versace.
Naomi Campbell y Azedine Alaïa
En los años 90, se dieron cambios radicales en los sistemas sociales. El mundo de la moda también fue evolucionando, hasta convertirse en una industria gigantesca. El apasionamiento por las marcas hizo que las personas reconocieran que la moda era algo más que meros objetos, que ofrece una identidad y una personalidad sobre la persona que la lleva. La moda comenzó a considerar el cuerpo humano como objeto a “llevar”. Las antiguas artes de decoración corporal, como el maquillaje, tatuaje y piercing, reaparecieron como la última tendencia de moda, tanto masculina como femenina, a finales del siglo XX.
La segundo mitad del Siglo XX fue la época de las “supermodelos” y su papel era ejemplo, e incluso inspiración, de la moda de cada época. Entre ellas destacan: Twiggy, Cindy Crawford, Christy Turlinghton, Naomi Campbell, Linda Evangelista y Claudia Schiffer.
A finales del Siglo XX era posible encargar y enviar ropa de moda a cualquier parte del mundo. La moda actual se dirige a una uniformidad universal.………………………………………………………………………………………....
Y si te encantan los vestidos de los 60s, la moda hippie, el estilo único de Audrey Hepburn o el cuerpo de guitarra de Marilyn Monroe, aquí te propongo algunas tiendas online donde podrás encontrar ropa de esa época adaptada a la actualidad:

de http://lamodaenelsigloxx.blogspot.com.ar/

La moda desde 1900 hasta 1950

La moda desde 1900 hasta 1950

Como ya hemos nombrado anteriormente, es conCharles Worth cuando se inicia la moda, o al menos la moda tal y como la conocemos hoy en día. Sin embargo, esta moda se fundamenta en la aparición del concepto de la higiene, a finales del siglo XIX. Es en este siglo, en este momento, cuando cae el poderoso Ancien Régime, cuando la Burguesía se hace con el poder, cuando se destrona a la Aristocracia, cuando se inicia el vestido, cuando comienza la Belle Époque. Esta distinguida época se caracterizó por su rescate de la singularidad, del estilo aristocrático, su distinción y diferenciación, que habían sido anulados por el academicismo burgués. Esta nueva singularidad viene de la mano de influencias artísticas tales como la música, la pintura, y el arte, las cuales, combinadas, dieron un resultado asombroso. ¿Liberación? Tal vez podríamos así llamarla. Belleza despojada de acorsetamiento, estilo suelto, colorido, sensual...la moda de las cocottes.

La Belle Époque
Pero no nos olvidemos de Worth. Worth consideró la moda como "el espacio vacío de la continuidad del cambio a partir de un objeto que se degrada antes de que se desgaste". Nada ha cambiado hoy en día. Esta moda worthiana, aristocrática y de corte, muy distinta de la estadounidense, se vio inmersa en la modernidad a la muerte de la Reina Victoria de Inglaterra, con la consiguiente desaparición de la moda victoriana. En esta moda francesa surge un nuevo artista, Poiret, quien encontró su inspiración en el Art Noveaux. No podemos iniciarnos en la moda sin nombrar a quien es considerado el maestro de Chanel, su precesor por excelencia, quien llevó a cabo una de las revoluciones de la moda más importantes. Aparecen nuevos cortes, nuevos estilos, colores chillones y sombreros ostentosos. Es Poiret el responsable de la caída de la corsetería femenina, un distinguido símbolo burgués.
La moda, como concepto social, se ve ligada y afectada por cualquier cambio en la sociedad. Y eso mismo ocurrió a principios de siglo. "Algunas veces las princesas andan en autobús o a pie por las calles". Aparece el automóvil. La moda pasa a la calle.
Por el contrario, la moda rusa mostró una rígida oposición ante la influencia de la Modernidad. Era una moda también aristocrática, ostentosa, poderosa. Era una moda antimoderna. En el primer atisbo de libertad, ésta dio paso a la modernidad, surgiendo la moda constructivista soviética. "Comodidad, belleza, elegancia". Tan solo tres palabras.

Grace Kelly en la Ventana Indiscreta,
ejemplo de la Moda Constructivista Soviética.

Los felices años 20 también fueron felices para la moda. La moda de las abreviaturas: el cambio abreviado, la falda abreviada. Una moda tubista, un estilo tubista, "las mujeres tubo" de Léger.
Pero los años 20 tienen otro nombre: Chanel.
"La moda se pasa de moda, el estilo jamás". Creadora del estilo "chic pobre", la irregular, solitaria y singular Coco inventaba un estilo mientras sus colegas de profesión pensaban únicamente en estrenar modas. Una mujer bien vestida sería, a partir de entonces, una mujer poco vestida. Exigirá gustarse a sí misma en primer lugar, antes de intentar complacer al espectador. Coco dio lugar a la mujer,y al igualarse a los hombres, acabó por ser superior a ellos.
Este nuevo estilo, nuevo género de comportamiento, no era ni masculino ni femenino: era el suyo.


Gabrielle Chanel
El vestido atiende en cada momento histórico a las situaciones políticas. No lo pongo en duda. Conocemos la moda de los años 30 como una moda carnavalesca, como símbolo de reivindicación ante la política totalitarista. Pura ironía. Aquella exageración de sombreros y maquillaje, muchísimo maquillaje, que simulaba ese amor incondicional por aquellos mandatarios.
Un dato más bien curioso, no sin menor relevancia: el bordado de las estrellas de David sobre la ropa de los judíos gue el factor impulsor de la moda, estadounidense, de imprimir rostros, dibujos o inscripciones sobre las t-shirts.

En los años 40 la moda vuelve a plasmar aquella terrible situación política. Situémonos en la Francia ocupada. La moda se reivindica, la moda parisina deja de existir. No podemos hablar de moda.
A su vez, también remarca el fin de esa guerra, quería hacerlo, se reinicia a sí misma. En 1945 aparece el "New Look" de Christian Dior, la reutilización de la moda. Vuelve la elegancia dieciochesca, los colores vivos, el exceso de telas. Vuelve la moda francesa, y vuelve a lo grande.
Llegamos a la mitad de siglo, al momento más ardiente de la lucha entre Estados Unidos y Francia por la hegemonía de la moda. Por un lado, el "ready-to-wear" estadounidense, el think-pink y el consumismo; por otro lado, el "hiperrefinamiento de los 50" europeo. Dior y Givenchy mantenían un secretismo absoluto respecto a sus diseños, mientras que Chanel festejaba que la copiaran."Nadie lo hará como yo".
Surge el término modernistas, considerados como los mejores diseñadores del siglo XX.Watteau (Dior), Fragonard(Givenchy) y el Picasso de la moda (Balenciaga) estarían en boca de todos.
La repentina muerte de Christian Dior en 1957 desorientó a la moda de los 50, y dejó un mal sabor de boca en esta moda de la primera mitad del siglo XX.

Ready-to-wear.1950
Audrey Hepburn luciendoun modelo de Givenchy

La moda como concepto


"La moda no existe sólo en los vestidos. La moda está en el cielo, en la calle, la moda tiene que ver con ideas, la forma en que vivimos, lo que está sucediendo" dijo Coco.


Antes de comenzar a hablar sobre moda tenemos que conocer el significado que el concepto “moda” conlleva.
Según el Diccionario de la Real Academia Española, la moda es una costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país, con especialidad en los trajes, telas y adornos. Enriéndese principalmente de los recién introducidos.
Otra definición más clásica y corriente dice que es una costumbre iniciada por una minoría prestigiada e importante, que llega a la sociedad y es aceptada por ella.
Existe, sin embargo, otra definición de corte mucho más periodístico según la cual la moda es un fenómeno social colectivo que retrata a un pueblo. Surge de la vida misma como medio de expresión y comunicación.
Para la periodista Margarita Rivière, la moda es como la narrativa difusa que ha movilizado masivamente la gente de esta época a ver, comprar y convertir esa narración en parte de uno mismo.
Los sociólogos más serios aseguran que todos tenemos varias identidades, de lo cual hay que congratularse puesto que es síntoma inequívoco de que llevamos la pluralidad dentro de nosotros mismos. La moda en la indumentaria ha puesto todo esto a nuestro alcance y lo ha convertido casi en obligación. La moda es ese mecanismo sutil que hace aflorar a la vez lo conocido y lo desconocido de cada individuo.
La moda ha regido relaciones personales y colectivas, ha levantado mitos, ha creado historias, ha movilizado voluntades y ha construido paraísos imposibles.
Pero el concepto de moda que más se adecua a nuestro objetivo es el siguiente: Moda son los gustos pasajeros que condicionan costumbres y tendencias en cualquier aspecto de la vida, aquello que tiene la atención general centrada en sí, que ha creado un momentum a su alrededor.
El fenómeno moda lleva implícito unas condiciones básicas: su sentido de la fugacidad, su interés radical por el cambio espectacular, por las variaciones que desembocan en su amor incondicional por todo lo que signifique novedad. Todo lo que es moda, pasa de moda, y esa facilidad para no permanecer es lo que define el auténtico proceso de la moda.
Lo mejor es siempre el presente, por eso la moda (sobretodo la que a indumentaria se refiere), entendida como un proceso de creatividad, tiene como principal cualidad estar en el momento.
Este amor apasionado por el presente hace que lo que está en la calle, lo que se lleva en cada momento nos entre por los ojos y nos parezca lo más favorecedor, lo más bonito. En cada época se cree firmemente que la moda del momento es la expresión definitiva, la más razonable, la más estética.
Pero la exaltación incondicional del presente supone en cierta manera una descalificación del pasado, de aquello que fue y ya no es novedad. Por eso la aparición de la moda como tal (otra vez nos referimos casi exclusivamente a la moda de vestimenta), surge cuando la sociedad deja de concentrarse en la tradición y el pasado colectivo, y otorga una aureola de prestigio a las nuevas formas y costumbres.

 la historia de la moda…

La moda fue un invento magníficamente interesante que conformó la modernidad humana. Existe desde el siglo XIV. Apareció espontáneamente como instrumento aristocrático de diferenciación grupal, afirmación de la individualidad y embellecimiento personal. Su nacimiento significó un avance en la sensibilidad occidental.
Por todo ello, su inicial y principal función a lo largo de estos cinco siglos de vida se ha ejercido en el ámbito de la indumentaria. La moda fue la encarnación de la mediación entre una idea y su realización, para lo cual desarrolló toda la fuerza emocional de los iconos y los símbolos.

Su extraordinario desarrollo se debió a la importancia que para el hombre moderno ha tenido progresivamente la apariencia, símbolo sobre el dominio sobre las condiciones de vida. La degeneración de esa lógica deducción por las formas de las imágenes en el delirio y obsesión por el exceso de signos, el espectáculo gratuito y la virtualidad como sustituta real del mundo tangible, cierra una historia singular. Y abre también nuevas incógnitas.
Los expertos señalan tres etapas básicas en la historia de lo que se ha llamado moda aplicada a la indumentaria:
La larga etapa aristocrática, entre los siglos XIV y XIX, su utilidad común es como instrumento social para distinguir la calidad de las personas. Como claro instrumento de poder, las nuevas clases burguesas pugnaban por apoderarse del control de ese instrumento definitorio de identidades en las incipientes ciudades de la edad moderna, a las que la moda ayuda a transformarse en el paraíso del ver y ser visto y en el escenario donde exhibir la ilimitada ambición humana de señorear la tierra.
La etapa burguesa va desde principios del siglo XIX hasta los años 20 del siglo XX. Se amplía la base social de la moda y crea un nuevo instrumento de diferenciación para esas elites: La Alta Costura, que, a su vez, se convierte en el faro que ilumina la apariencia del mundo divulgando ampliamente los valores burgueses, entre los cuales sobresale el mandato de ser lo que se aparenta y no al revés. La moda consolida su poder de persuasión, su capacidad mediadora entre idea, imagen y realidad, su atractivo como resorte psicológico de creación de deseos. Gracias a este intermediario sutil que es la moda, madre directa de la imagen cinematográfica, se difunden modelos de vida, de emociones, y de comportamientos en el mundo entero.
La etapa consumista se inició en los Estados Unidos durante los años veinte de nuestro siglo. En este tiempo no seguir la moda equivale a la exclusión social. La moda en la indumentaria permite a una mayoría de individuos de las sociedades occidentales sentirse como los aristócratas del Renacimiento y los burgueses de la industrialización.
El carácter regresivo de la moda en esta etapa queda siempre oculto tras el carácter dinámico permanente y la intención aparentemente innovadora de sus sucesivos mensajes estéticos y sociales. El dinamismo y la apropiación de la innovación han garantizado su gran éxito entre la juventud, a la que ofreció un protagonismo durante los felices años 20 y, en especial, desde la década de los 60.
Los jóvenes hacen suya la moda hasta el punto de que no conciben una vida sin moda: sin esa orientación decisiva en la vida de cada uno de ellos. La moda ahorra el pensamiento, la elección y finalmente aniquila la incómoda responsabilidad. El enorme éxito, popular y mercantil, de su sistema de imposición de modelos y conductas en el terreno de la indumentaria y las costumbres, la introdujo como algo imprescindible en la emergente industria de los medios de comunicación, la economía y la divulgación de modelos políticos y de convivencia.

La actualidad, la noticia, la fama, la notoriedad y la posibilidad de negocio han acabado siendo sinónimos de moda. El sistema de la moda y su lenguaje definen toda la cultura de la imagen simbolizada por el cine, las noticias y el espectáculo en general. Lo que está de moda es, pues, noticia y adquiere así el derecho a ser divulgado por los medios de comunicación más influyentes del globo, que son los que se sitúan al servicio de la moda, convertida en una motivación obligatoria de su conducta. El siglo veinte es, sin duda, el siglo de la moda, ese instrumento capaz de anticiparse a los deseos de las personas.
de http://lamodaenelsigloxx.blogspot.com.ar/

1960-1970

1960-1970
Todas las generaciones han tenido una cierta influencia en las épocas siguientes, pero muy pocas pueden igualar el impacto de la década del 60. La década del 50 fue el momento en que se desarrolló la cultura juvenil, y los 60 fueron los años en que las adolescentes se expresaron libremente. Conocida por sus actividades políticas de grandes cambios en muchos países del mundo, la década del 60 no solamente influenció el paisaje político y cultural, sino también la forma de vestir hasta el día de hoy.
En la década del 60 la moda pasó por muchos estilos diferentes, en ella se generaron un enorme grupo de subculturas. Aunque la mayoría de la gente asocia los años 60 con la moda hippie, en realidad fue mucho más variada y complicada.
A los comienzos de esta década, la moda fue fuertemente influenciada por las películas con temáticas playeras de Frankie Avalon y Annette Funicello. Este nuevo enfoque de la cultura surf se refleja en la popularidad de los bikinis y camisetas. También gracias a esto surgió la minifalda a finales de los 60 y sigue teniendo popularidad hasta el día de hoy.
El surgimiento de los Beatles también tuvo una gran influencia en la moda, influyendo en la popularidad de las chaquetas Nehru, su aspecto abrochado y sus cortes de pelo. Sin embargo, la moda de los Beatles en los años 60 siguientes también siguió evolucionando rápidamente.
Los años 60 fue el momento en el que el rock and roll se volvió muy popular y el aspecto de los integrantes de estas bandas tuvieron gran impacto en la moda. Las bandas de rock psicodélico de San Francisco fueron muy influyentes. Con su filosofía anti guerra y su ideología de una sociedad utópica, los hippies se convirtieron en  un elemento básico de la moda de los años 60. Se instalan los jeans campana, camisetas teñidas o de diversas impresiones. Lo increíble es que este atuendo se ha convertido en la ropa básica de uso diario de la mayoría de las personas, por supuesto, con sus variantes y adaptaciones.
Si bien la moda hippie influyó en los cortes de pelo y peinados tanto de hombres como mujeres, la comunidad negra de EEUU impuso una serie de estilos afro de cabello, que también se usan hasta el día de hoy, y no solo por los negros.
También el estilo de Jacqueline Kennedy en los 60 influyó en la moda, para aquellas que buscaban cierta sofisticación en su aspecto.
Los años 60 tuvieron gran impacto principalmente en EEUU, con sus protestas contra la guerra de Vietnam y las leyes de segregación en ese país, pero ese espíritu revolucionario perduró en la moda y sin dudas, en las mentes de las personas, teniendo una gran repercusión mundial.



  Un minivestido de terciopelo de 1965


  The Beatles ejerció una gran influencia en los hombres de moda joven y peinados en la década de 1960.
  Mary Quant inventó la minifalda , y Jackie Kennedy presentó el sombrero pastillero,llegando a ser extremadamente popular.Las pestañas falsas fueron usadas ​​por las mujeres a lo largo de la década de 1960, y sus peinados eran una variedad de longitudes y estilos.Aunque se centra en los colores y los tonos, los accesorios fueron de menos importancia durante los años sesenta. Las personas se vestían con estampados psicodélicos, colores flúor y  patrones no coincidentes. El movimiento hippie  también ejerció una fuerte influencia en la ropa de estilos de las señoras a finales de la década, incluida la parte inferior como los vaqueros de campana , corbata de tinte , y tejidos batik, como  impresiones Paisley.
  En la primera mitad del decenio de 1960, los modernistas de Londres conocidos como Mods fueron la elaboración y definición de la moda popular para los jóvenes británicos, mientras que las tendencias para ambos sexos cambiarán con más frecuencia que nunca antes en la historia de la moda y seguirá haciéndolo durante todo el década.
  Los diseñadores estaban produciendo ropa más adecuada para los jóvenes adultos pues aumentó en los intereses y las ventas.

Principios de la década
La moda en los primeros años de la década reflejan la elegancia de la Primera Dama, Jacqueline Kennedy .Además de el sombrero pastillero que se discute en detalle más adelante, las mujeres llevaban trajes, generalmente en colores pastel, con chaquetas cortas cuadradas, y los botones de gran tamaño. Simples, vestidos geométricos, también en el estilo.Para la noche, todo tipo de faldón,los vestidos de noche fueron usados, los cuales tenían a menudo un poco de escote y se había ajustado la cintura estrecha.Para la ropa de sport,los pantalones Capri estaban de moda para las mujeres y las niñas.   Los Stiletto como zapatos de tacón, fueron muy populares.
  Como los trajes alejadas de tonos claros, la ropa de hombre era brillante y colorido.Se incluyen volantes y pañuelos de cabeza, ancho y tirantes para los pantalones, botas de cuero e incluso chaquetas sin cuello.Los lazos se llevaban hasta cinco pulgadas de ancho, las rayas y los patrones.  Ropa casual consistió en botón de las camisas a cuadros con pantalones cómodos o faldas.

A mediados de la década.
Después de que la diseñadora Mary Quant presentara la mini-falda en 1964, la moda de la década de 1960 cambiaó para siempre. La minifalda fue finalmente usada por casi todas las jóvenes mujeres con estilo en el mundo occidental .   También usaban grandes sombreros de colores muy brillantes.  Este se introdujo en 1966. Justo después del "año tropical".
  En 1964, el diseñador francés André Courrèges presentó la "mirada al espacio", con trajes de pantalones, botas blancas, gafas y vestidos en forma de caja cuyas faldas se dispararon tres pulgadas por encima de la rodilla. Estos fueron diseñados principalmente en colores fluorescentes ycon telas brillantes, como el PVC y lentejuelas.
Los líderes de mediados de 1960 fueron los británicos.Los Mods (abreviatura de modernistas) se caracterizaron por su elección de un estilo diferente al de la década de 1950 y adoptó nuevas modas que serían imitadas por muchos jóvenes.Como los Mods tuvieron gran influencia sobre la moda en Londres, en la década de 1960 la moda en general establecio la manera para el resto del siglo, ya que se comercializan principalmente a los jóvenes.Los Mods formaron su propia forma de vida con la creación de programas de televisión y revistas que se centraron directamente en los estilos de vida de los Mods.Los grupos de rock británicos como The Who , The Small Faces y The Kinks surgieron de la subcultura mod. Los mods eran conocidos por el Modern Jazz que escuchaban, ya que mostraron sus nuevos estilos en cafés locales.  Trabajaron en el extremo inferior de la fuerza laboral, por lo general de nueve a cinco puestos de trabajo dejando tiempo para la ropa, la música y discotecas. No fue hasta 1964, cuando los modernistas fueron reconocidos por el público y que las mujeres realmente se aceptaron en el grupo.Las niñas tenían, pelo corto y, a menudo vestido con estilos similares a los Mods masculino. 'El estilo de vida y los gustos musicales eran exactamente lo contrario de su grupo rival conocido como el Rockers .A los rockeros les gustaba el 1950 de rock and roll, llevaban chaquetas de cuero negro, engrasados, tupés, y conducían motos motos. La forma con la que se miraba a los Mods era con clase, que imitaban la vestimenta y peinados de los diseñadores de alta moda en Francia e Italia; y optaban por trajes a medida, que fueron rematadas por anoraks que se convirtieron en su marca registrada .Montaban en moto, por lo general Vespas o Lambrettas Los Levi 's fueron el único tipo de jeans gastados por los modernistas. .El estilo de vestir de los Mods fue llamado a menudo poe el aspecto de ciudad de Gante.Las camisetas eran escasas, con un botón de cuello  acompañado por pantalones ajustados.  Los pantalones acampanados abrieron el camino a la etapa hippie introducida en la década de 1960.  Las variaciones de poliéster se usaban junto con acrílicos.Carnaby Street y el Chelsea 's Kings Road eran desfiles de moda virtual. En 1966, la era espacial fue gradualmente reemplazada por el estilo eduardiano , con los hombres vestidos con trajes de doble botonadura, de terciopelo o patrones de rayas, chaleco de brocado, las camisas con cuello de volantes, y el pelo desgastado por debajo de la clavícula.  El guitarrista de los Rolling Stones Brian Jones resume este estlo como "dandy".  Las mujeres fueron inspiradas por modelos superiores de la época que incluyen a  Twiggy , Jean Shrimpton , Corby Colleen , Penélope Tree , y Veruschka .Los mini vestidos de terciopelo con encaje, cuellos y puños a juego,habían hecho que las  tiendas de vestidos de ancho y culottes dejaran de lado el cambio geométrico. Las pestañas falsas estaban de moda, al igual que el lápiz labial pálido. La falda siguió aumentando, y para 1968 había llegado muy por encima de la mitad del muslo.Estos eran conocidos como "micro-minis". Fue entonces cuando el "vestido de ángel" hizo su aparición en la escena de la moda. Un micro-mini vestido con una falda acampanada y amplia manga larga trompeta, que fue usado por lo general con medias estampadas, y fue hecho a menudo de encaje de ganchillo, terciopelo, gasa o algodón, a veces con un psicodélico de impresión, tales como los diseñados por Emilio Pucci .  La capucha del cuello "vestido de monje" fue inspirada en otra alternativa de religión;la capucha podía ser levantada para ser llevada en la cabeza. Para la noche,los vestidos de gasa  fueron la moda y como el "vestido de cóctel", que era una ajustada funda cerca, por lo general cubierto de encaje que se combinaba con mangas largas de plumas boas se llevaba de vez en cuando.
  En 1964, los pantalones de campana baja eran una nueva alternativa a los capris de la década de 1960. Ellos fueron usados ​​por lo general con blusas de gasa, suéteres de cuello acanalado polo o blusas que desnudó el torso.
La mirada de los corsés, medias con costura, y faldas que cubren las rodillas había sido abolida. La idea de comprar ropa urbana, que podía ser usada con piezas separadas, fue fascinante para las mujeres de esta época en comparación con los que antes sólo optaban la compra de equipos específicos para ciertas ocasiones. Para las prendas de vestir exteriores durante el día, impermeables de plástico, coloridas capas swing y las teñidas de pieles falsas eran populares para las mujeres jóvenes. En 1966, la chaqueta Nehru llegó a la escena de la moda, y fue usada por ambos sexos. Los trajes eran muy diversos en color. Las cinturas de las mujeres se quedaron sin marcar, y las túnicas fueron cada vez más cortas.


, 1968 La actriz francesa Brigitte Bardot con top transparente y una pluma boa ,

El calzado de mujeres incluia las sandalias de tacón bajo y de tacón kitten, así como la moda de blanco y botas go-go .Los zapatos, botas y bolsos fueron hechos a menudo de charol o vinilo . Los Beatles usaban botas de cara elástica similar a las Winkle con los dedos de los pies en punta y tacón cubano .Estos eran conocidos como "botas Beatle" y se han copiado por los hombres jóvenes en Gran Bretaña.
Finales de 1960

  En 1968, la  aspecto andrógino o hippie estaba de moda. Tanto los hombres como las mujeres llevaban pantalones vaqueros deshilachados y de campana, camisetas teñidas, workshirts, y bandas para la cabeza. El uso de sandalias también formaba parte de la apariencia hippie, tanto para hombres y mujeres. Las mujeres a menudo van descalzas, y algunas incluso fueron sin sujetador.
  Los chalecos con flecos de piel, blusas campesinas de México, faldas al estilo gitano, bufandas y brazaletes fueron usados ​​también por las adolescentes y mujeres jóvenes. Grabados indios , batik y Paisley eran las telas preferidas. Las mujeres conservadoras, utilizaban para descansar los famosos pijamas de azafata. Estos consistían en una túnica superior a la longitud del suelo, y fueron hechos por lo general de poliéster o gasa.
  Otra mirada popular para las mujeres y las niñas que se prolongó hasta bien entrada la década de 1970 fue la mini-falda de ante usada con un polo de cuello alto francés, botas con puntas cuadrada, y la tapa Newsboy o boina .Maxi abrigos largos, a menudo con cinturón y forrados en piel de cordero,al final de la década.Los grabados de animales fueron muy populares para las mujeres en el otoño y el invierno de 1969. Las camisas de las mujeres a menudo tenían mangas transparentes.Las impresiones psicodélicas, el cáñamo y el aspecto de "Woodstock" se produjo en esta generación.

 Peinados

Que cubran la cabeza cambiando dramáticamente hacia el final de la década en la que los sombreros de los hombres pasaron de moda, sustituido por el pañuelo ,para cualquier ocasión. Cuando los hombres dejan que su pelo crezca, el afro se convirtió en el peinado de elección para los afroamericanos . El mop-top " fue el peinado más popular para los blancos, comenzando como una versión corta alrededor de 1963 hasta 1964, convirtiéndose en un estilo más usado ​​durante 1965 -66, con el tiempo evolucionando hacia una versión hippie desaliñada que continuó en la década de 1970. El vello facial, la evolución en su extremo del simple hecho de tener ya las patillas, bigotes y perilla a, a la barba completamente desarrollada se convirtió en moda entre los hombres jóvenes a partir de 1966. El cabello de las mujeres osciló entre los estilos de los tocados tipo colmena en la primera parte de la década para el estilo corto muy popularizado por Twiggy sólo cinco años más tarde. Entre estos extremos, la longitud del contorno de corte barbilla y el paje también fueron populares. El sombrero pastillero estaba de moda, debido casi en su totalidad a la influencia de Jacqueline Kennedy.

las modas y las tendencias adicional

  Los años 60 también dieron a luz a los skinny jeans , usados por Audrey Hepburn , que volvieron a ser populares entre los hombres y mujeres jóvenes en la primera década de la década de 2000.
  La década de 1960 produjo un estilo por categorías de personas que promovieron la liberación sexual y favorecieron un tipo de política que refleja "la paz, el amor y la libertad". Ponchos, mocasines, cuentas de amor, signos de la paz, collares medallón, cinturones de cadena, tejidos estampados de lunares y las mangas burbujas eran las tendencias adicionales a finales de 1960.
  Los nuevos materiales que no son de tela (por ejemplo, poliéster y PVC ) comenzaron a ser más populares.
  A partir de 1967, la cultura Mod comenzó a abrazar la música reggae y sus raíces de clase trabajadora.  La nueva moda urbana conocida como Skinhead comenzó a salir a flote.

La música también jugó un papel fundamental. La experimentación y los sonidos más radicales y disonantes de artistas como Janis Joplin, Jimmy Hendrix y el destructivo Jim Morrison, hacían enloquecer a las drogadas masas y se transformaron en mitos vivientes de toda esta generación.
Entre tanto las flores, símbolo de la época, se usaban en la ropa, en el pelo y representaban la ideología ilusoria que los guiaba en la llamada "Revolución de las Flores".
En el transcurso de estos años se mostraron dos polos bien concretos de jóvenes: aquellos que sólo querían divertirse y aquellos que buscaban una participación activa en el país. Estos últimos participaban en movimientos estudiantiles y políticos y aspiraban a lograr un verdadero cambio social, profundo y comprometido. A diferencia de las épocas anteriores en las que existía una supremacía mundial en cuanto a moda y actitud, esta realidad correspondía principalmente a la latinoamericana en general y a la chilena en particular.
A esto se sumó la creciente popularidad del feminismo, que implicó en una marcada masculinización de la vestimenta. Las mujeres buscaban la comodidad más que la belleza y la ropa ya no tenía sexo, eran prendas unisex. El pelo tampoco era ya un signo de distinción; caminando de espalda, muchos hombres parecían mujeres de eternas cabelleras.